Libertad de expresión y asociación: clave para combatir homofobia y transfobia

Declaración conjunta de expertxs en derechos humanos de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, especialista de la Comisión Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos, y representantes de la libertad de los medios de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.

“Aprovechamos este día para recordarle a los Estados su obligación de proteger, promover y hacer cumplir los derechos universales se los seres humanos sin discriminación. La existencia de la desaprobación social ante la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género no justifica la violencia y la discriminación contra las personas LGBTI.

Por ello, estamos muy preocupados por la existencia y reciente adopción de leyes en distintos países que prohiben la difusión de información sobre orientación sexual y temas relacionados a la identidad sexual. Estas leyes restringen de manera arbitraria el derecho a la libertad de expresión y a la libertad de asociación pacífica.

Expresamos un rechazo absoluto a los argumentos que establecen la necesidad de restringir los derechos de las personas LGBTI para proteger la moral pública, la salud o el bienestar de una comunidad vulnerable. En lugar de proteger, estas leyes incentivan la estigmatización, abuso y violencia contra personas LGBTI. La prohibición de información relativa a la salud es dañina para el bienestar físico y mental de la sociedad en general.

Lxs defensorxs que abogan por los derechos de individuos LGBTI se enfrentan a diversos retos durante su trabajo, incluyendo amenazas, ataques, criminalización de sus actividades y campañas de difamación. Además, las reuniones pacíficas, marchas y desfiles LGBTI suelen ser prohibidos o confinados a sedes al margen de la mirada pública. En muchos países, la seguridad de los participantes con frecuencia no se garantiza por las autoridades de protección pública. Las organizaciones dedicadas a defender los derechos de las personas LGBTI suelen ser objeto de supervisión excesiva por parte del Estado y se enfrentan a multas, extorsiones y amenazas de suspensión de actividades por razones arbitrarias y discriminatorias.

A pesar del aumento en el número de Estados que han abolido políticas y rechazado propuestas de leyes que discriminan a la población con base en su orientación sexual e identidad de género, 77 países aún criminalizan las relaciones consensuales entre adultos del mismo sexo. Algunos países también criminalizan ciertas identidades y expresiones de género, lo cual afecta a personas trangénero. Estas leyes de discriminación violan las normas internacionales de derechos humanos, catalizan la violencia y discriminación contra las personas LGBTI, y contribuyen a una cultura de impunidad, además de perpetuar entornos hostiles. Todas estas leyes deben ser revocadas.

Los Estados deben construir un clima de tolerancia y respeto en el que todas las personas, incluyendo individuos LGBTI y quienes defienden sus derechos, puedan expresar sus pensamientos y opiniones sin miedo a ser atacadxs, criminalizadxs, o estigmatizadxs por hacerlo. Los Estados deben asegurar su participación en las iniciativas de las personas que han sufrido las consecuencias de prácticas y políticas discriminatorias”.

Texto completo: http://ilga.org/ilga/en/article/oErkuIY13B

Traducción: Hipatia Argüero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s