Ambulante California lanza su campaña en Kickstarter

Ambulante, gira de documentales, invita a su público y a toda la gente interesada en la difusión y exhibición de cine documental, a participar en su campaña para llevar su labor más allá de nuestras fronteras.  La Gira busca ampliar los circuitos tradicionales de exhibición en México más allá de las sedes comerciales con el objetivo de alcanzar a distintos grupos. El festival es no competitivo y ofrece el 60% de su programación de manera gratuita. Además de proyecciones, se organizan talleres, encuentros con realizadores, seminarios, paneles de industria, teatro documental, autocinemas, entre otras cosas. Actualmente, Ambulante es el festival de documental de mayor alcance en México y un espacio de exhibición único en el mundo. ¡Apoyemos el buen cine!

 

Screen shot 2014-06-27 at 14.16.13

 

Ambulante Global

En el 2014, Ambulante viajará por primera vez a California (21 de septiembre – 4 de octubre) así como a las ciudades de Medellín, Bogotá, Cartagena y Barranquilla, en Colombia (26 de agosto – 21 de septiembre). Además, la 4ª edición de Ambulante El Salvador tuvo lugar del 8 al 18 de mayo.

Con el objetivo de completar el presupuesto de producción necesario para hacer posible la primera edición de la Gira de Documentales en California –que tendrá lugar del 21 de septiembre al 4 de octubre– Ambulante lanzó su campaña interactiva de recaudación de fondos en Kickstarter.com, la popular plataforma de financiación online.

“El apoyo percibido durante los 30 días de campaña se destinará a cubrir los gastos de logística y exhibición del festival en Los Ángeles”, dice el comunicado de prensa de Ambulante. Como recompensas a lo largo de los 30 días de campaña, a cada persona que contribuya al proyecto se le mandarán una serie de videos exclusivos: detrás de cámaras y anécdotas que revelen la historia de Ambulante contadas por cineastas, miembros del equipo y voluntarios. Otra decena de recompensas, en función de la aportación recibida, incluyen presencia en la página web de Ambulante, postales firmadas por nuestros fundadores, playeras y botones, presencia en el tráiler de Ambulante California, acceso a visionados de películas online, invitaciones a fiestas que contarán con la presencia de los fundadores de Ambulante, carteles firmados, invitaciones a premieres, colección exclusiva de dvds, y estancia en Oaxaca en la clausura de Ambulante Gira de Documentales 2015.

Ambulante California solicita la mínima cantidad de fondos que necesita para cubrir gastos de renta de equipo de proyección y audio, así como el transporte en el área de Los Ángeles durante las dos semanas del festival, y otros gastos de logística que exige la producción de un evento de estas características. Nos hemos unido a la comunidad de Kickstarter en busca de colaboradores, socios, aliados y amigos que compartan nuestro punto de vista.

 

 

Durante la primera edición de Ambulante California buscaremos extender nuestra red de colaboradores, trabajar con distintos socios locales y crear un contexto adecuado para la recepción del cine documental, además de potenciar el impacto y la visibilidad de este importante género en el extranjero.

 

Link a la campaña en Kickstarter: http://kck.st/1lAXxHO

http://ambulante.com.mx/es/global/california

@AmbulanteCA

#BringAmbulante2CA

 

 

Anuncios

Mexicanos al grito de puto

El miércoles 19 la FIFA anunció que los aficionados mexicanos debían evitar la palabra “puto” en los partidos del mundial. Una gran cantidad de personas (o las que constituyen mi mundo virtual en Twitter y Facebook) salió en defensa desesperada de la palabra, con frases como “puto no es gay” o “No tiene nada que ver con la preferencia sexual”.

El argumento es que la palabra no es un insulto homofóbico (sólo es un insulto) y que la FIFA no respeta las tradiciones mexicanas (en el caso de que algo que sucede desde el mundial de Alemania 2006 pueda ser considerado tradición), ni nuestro derecho de insultar a alguien por ser pocos huevos, poco hombre, poco macho o algo peor: nena, niña o mujer. Aunque la afición mexicana argumente que “puto” no se refiere a la preferencia sexual de un hombre, resulta innegable que refiere a una carencia en su masculinidad, la cual sirve para denigrar directamente el potencial atlético y deportivo o las capacidades físicas de una persona. Por supuesto, el desempeño atlético no tiene nada que ver con la sexualidad (quisiera ver un hombre heterosexual superar a cualquier atleta de alto rendimiento no heterosexual sólo por tener relaciones con personas del sexo opuesto). Pero el insulto elegido sí pretende (¿para qué negarlo?) apelar a la debilidad y cobardía que “caracteriza” al sexo femenino y, por ende, a los hombres que se comportan como mujeres y se acuestan con otros hombres. De nuevo, se trata de una mezcla complejísima de cateogrías que lo único que demuestra es cuán profunda y arraigada está la homofobia y la misoginia en nuestra cultura. Basta ver cuánta gente se sumó a la defensa del grito mundialista (aunque ni siquiera sea parte de la afición al futbol), y cuánta gente defiende los derechos humanos básicos de mujeres y hombres mexicanos todos los días (aunque evidentemente sea parte de la humanidad).

El problema de esta defensa es que la gente que la hace no se ha sentido discriminada por tener una sexualidad diferente a la heteronormativa. La gente que defiende el uso de la palabra “puto” en el estadio porque “no significa homosexual sino cobarde”, es gente a la que nunca la han visto feo en la calle, le han negado un trabajo, o se ha sentido amenazada por mostrar su identidad sexual abiertamente. Lo peor es que, seguramente entre las personas que defienden el uso recreativo de la palabra puto, haya muchas que sí han sufrido algún tipo de discriminación, de género, racial, física, etaria, etc, pero como en este caso no les toca, no importa. No lo olvidemos: todxs tenemos nuestro puto.

He leído muchas defensas de la palabra “puto”, ya sean artículos serios o comentarios de mis amistades. Las defensas son, francamente, patéticas: “la Real Academia Española sólo define ‘puto’ como ‘homosexual’ en su cuarta acepción” parece ser la favorita. “Puto se usa como cobarde’” y “Yo le digo putos a mis amigos y no se enojan” son algunos de los argumentos que he escuchado a favor del uso de la palabra. Creo que estas defensas están plagadas de falacias, entre ellas que la RAE no representa adecuadamente el español de México, y que lo malo de la palabra “puto” no es su significado sino su connotación (es decir, la carga emocional que tiene).

Quiere llorar

“¡Quiere llorar, quiere llorar!” (como niña, pues)

Pero la peor falacia en la que caen quienes hacen una defensa de “puto” es la de creer que ellxs son es el centro desde donde se miden todas las cosas. Detrás de cada justificación está el razonamiento “si a mí no me ofende, no le debería ofender a nadie”. Todos los argumentos que usan son para intentar engañarse con la idea de que la realidad se ajusta a su experiencia personal. No voy a intentar convencer a nadie de que la palabra “puto” es ofensiva porque hacerlo sería conceder que no lo es. La palabra “puto” es un insulto, aunque a algunos no les parezca. Es una manera peyorativa de referirse a un hombre homosexual y punto. El uso de esta palabra entre la comunidad gay tiene una complicada historia de reapropiación cultural en la que no voy a ahondar.

¿Quiere decir que estoy a favor de que se prohíba el uso de la palabra? Caer en ese extremo es sencillamente fascista: prohibir cualquier palabra, sin importar cuál sea ésta, debería ser inaceptable. Estoy a favor de la reflexión que todo esto implica, de la conciencia del poder de las palabras, de su historia, de su connotación y de lo que dice de un país a nivel cultural. No estoy a favor de que se use de la manera hipócritamente lúdica, como si detrás de cada “puto” no estuviera el afán de hacer menos a alguien en términos de sexualidad.

 

todossomosputos

“En serio, no tiene nada que ver con la homosexualidad”.

Lo que espero que suceda a raíz de este episodio de reacciones colectivas es que nos demos cuenta de la homofobia que pauta el subtexto del día a día mexicano. Lo que defiendo, a lo que exhorto, es a que se deje de usar esta palabra libremente, que la gente deje de creer que es perfectamente normal y aceptable. Si en el estadio, o en un concierto de Molotov en el extranjero, los demás se extrañan con la palabra “puto” no es porque ellos estén mal y nosotros bien. Creo que el primer paso para cambiar una conducta es darse cuenta que existe, así que mientras más nos demos cuenta como país, mejor. También creo en el lema de que “como hablas piensas”, y creo que erradicar la homofobia del discurso cotidiano es un gran avance hacia erradicarla en la práctica.

 

Puto Bieber

“Bueno, a veces sí”.

 

Si la palabra no les genera ningún problema, agradezcan la buena suerte que tienen de no haber sufrido discriminación por sus preferencias sexuales. Y, sobre todo, si quieren seguir usando “puto” como sinónimo de “cobarde” o por ser una imprescindible expresión de nuestra idiosincracia (lo cual es aún más triste porque implica una reivindicación cultural de nuestra misoginia y machismo como si fuera un patrimonio que debemos proteger, algo de lo que sentirnos orgullosxs), construyan una sociedad donde ser homosexual no tenga nada, absolutamente nada, de malo: el día que en México no haya homofobia todos podremos gritar “puto” a los cuatro vientos. Pero les prometo que entonces ya no va a ser divertido gritárselo a los porteros.

 

 Ana Laura Magis Weinberg

Hipatia Argüero Mendoza

 

 

Distrital con perspectiva de género

Este año Distrital ofrece una selección que abarca más de 40 películas de cine independiente, tanto nacional como internacional, 7 secciones con propuestas innovadoras, sin olvidar, por supuesto, películas con perspectiva de género. Para la quinta edición, el Festival Distrital -que se lleva a cabo en el DF del 3 al 8 de Junio de 2014-  elegimos 7 películas que no nos podemos perder, pues se acercan del tema de los Derechos Sexuales y Reproductivos. ¡No te las pierdas!

Consulta la programación completa en el sitio Oficial de Distrital.

Sinopsis : http://distrital.mx/?page_id=4358


1. Encuentros después de la medianoche (Les rencontres d’après minuit), Yann González, Francia, 2013

Descubierto en Cannes, en la Semaine de la Critique del año pasado, Encuentros después de la medianoche tiene algo que viene de un planeta desconocido: el arte de Yann Gonzalez se ve como una poesía de imágenes, hecha con objetos extremamente disonantes, creando una nueva forma de gracia. La película empieza con una orgía, organizada por una joven pareja y su sirvienta travesti que se preparan para recibir a los cuatro asistentes – los cuales cumplen una serie de clichés : la perra, la estrella, el semental y el adolescente. Todo está permitido, sólo hay una única condición: conocerse antes de pasar a la acción. Al fin, las invocaciones abren la memoria de unos a los sueños de otros para que todos se casen dentro de una armonía vibrante. Un auténtico vuelo kamikaze.


 

2. Pierrot Lunar (Pierrot Lunaire), Bruce LaBruce, Alemania-Canadá, 2014


Del prolífico director canadiense Bruce LaBruce (presidente de la “Queer Palm” del Festival de Cannes este año), Pierrot Lunar ganó el premio del jurado del Teddy Award de Berlin 2014. Adaptación de la obra lírica de Schoenberg, nos cuenta la historia de una chica que se viste como hombre, se enamora y seduce a otra chica que no tiene idea de que su enamorada es del mismo sexo que ella. Cuando la mujer presenta al novio ante su papá, él, escéptico, devela el fraude. Aunque, extrañamente, los sentimientos de la chica persisten sin cambio alguno, el padre no les permite volverse a ver nunca más. Furioso y enloquecido, el “chico” desarrolla un plan aventurado para probar su “masculinidad” al padre de su amante. Asi, basada en vida real, Bruce LaBruce nos presta una visión ‘queer’ apropiadamente radical a una innovadora interpretación musical. Lo espiritual de lo obsceno.


3. Los hámsters, Gilberto González Penilla, México, 2014


Rodolfo, Beatriz, Jessica y Juan, juntos, forman la perfecta familia disfuncional: Rodolfo sale todos los días como si fuera al trabajo pero está desempleado; Beatriz, en una crisis por la edad, es seducida en el gimnasio; Jessica juega un triángulo amoroso entre su novio y su mejor amiga; y Juan se entera de que será papá. Cuadro por cuadro, Los Hamsters nos muestra la desunión, y la falta de comunicación de una familia “convencional” de Tijuana, donde la mentira es esencial para el desequilibrio de ese micro núcleo social. Gilberto Gonzalez Penilla logró confeccionar una historia sencilla y contundente que no necesita de los excesos para desarrollarse y entregar su mensaje. Así, Los Hámsters brilla gracias a la atípica sinceridad de su propuesta.


 

4. Oasis, Alejandro Cardenas, Finlandia-México, 2013


Tres historias, tres vidas, tres homosexuales mayas que viven con VIH, teniendo como único refugio el albergue Oasis San Juan de Dios. La película traza un sensible retrato de la vida de Gerardo Chan Chan, Déborah Sansorez y Reyna Patricia, que enfrentan tres batallas cada día : una contra la exclusión social por ser homosexuales, una a favor de dignificar sus raíces indígenas y quizá la cruzada más ardua de todas: la de controlar el virus del VIH. Para su primer trabajo como documentalista, el periodista Alejandro Cárdenas nos ofrece un puente narrativo construido desde la tristeza, pero también con la esperanza y fuerza de sus personajes.


 

5. Rebeldía y pornografía, Mauricio Parra, México, 2013


“Lo que quise fue romper con convencionalismos, del actor súper fuerte y la rubia exuberante, esa fue la intención; pero sí, hay encuentros sexuales tal cual, crudos”, dice Mauricio Parra. Y lo logró, gracias a la historia de Rebeldía y pornografía, su nueva película con reflexión original y sexo explícito (la película dura una hora y media, pero 30 minutos están abocados a la relación sexual en un hotel del Distrito Federal). Es la historia de un joven desencantado, dividido entre la lucha social y el deseo carnal, harto de vivir en un país lacerado por la corrupción, la apatía y el autoritarismo. Se encuentra decidiendo asistir a una manifestación o quedarse con la novia de su mejor amigo, Luna, hija de un diputado y consumidora de droga. Un discurso sobre la lucha de clases, un ritual antiguo y… la soledad.


Rebeldia y pornografia

 

6.Mambo Cool, Chris Gude, Colombia-Estados Unidos, 2013


No hay muchas palabras en la inquietante ópera prima de Gude, pero las que se pronuncian están teñidas de oscuridad, de esa mirada profunda al abismo que es la vida cotidiana de estos habitantes de los recovecos suburbanos de una ciudad colombiana: la decadencia del bajo mundo de la marihuana, la cocaína, el bazuco y los ambientes cerrados y asfixiantes; dealers y prostitutas. El director nos invita a espiar, a atisbar fragmentos de un mundo pleno de color pero sumergido en las sombras; de salsa estridente, de espacios claustrofóbicos y tiempos muertos, de enfermedad y de malestar.

 

 

7. Naomi Campbell, Nicolás Videla y Camila José Donoso, Chile, 2013


Yermén es una transexual a la mitad de sus treinta que trabaja como tarotista y vive en la emblemática población La Victoria. En busca de una reasignación de sexo decide probar suerte en un programa de televisión sobre cirugías plásticas, donde conocerá a una enigmática inmigrante que desea operarse y ser igual a Naomi Campbell. Una realización realista y onírica, emblemática de la sociedad actual.

 

 

No olviden tampoco echar un ojo a la Sección Distrito X : la muestra de cine experimental donde los cineastas proyectan sus propuestas más arriesgadas. De las mujeres serias, a las luchadores profesionales, de Bernadette y sus apariciones en Lourdes (Francia) hasta las que atestiguaron la presencia de los OVNIs.

1-DISTRITAL

 

 

 

Selección y redacción: Alice Froussard

Sinopsis: Distrital

Fuentes:
http://www.cinemas-utopia.org/toulouse/index.php?id=2151&mode=film
http://www.lemonde.fr/culture/article/2014/03/17/le-realisateur-bruce-labruce-presidera-le-jury-de-la-queer-palm-a-cannes_4384286_3246.html
http://entrepalabrasweb.blogspot.mx/2014/03/estreno-mundial-de-los-hamsters-de.html
http://www.sexenio.com.mx/1fila/articulo.php?id=42811
http://www.unionyucatan.mx/articulo/2013/07/25/ciudadanos/merida/oasis-de-alejandro-cardenas-la-verdad-de-los-mayas-con-vih
http://ficcifestival.com/pelicula.php?p=bGVvbnBlbGljdWxhPTg4bGVvbg==
http://www.emol.com/noticias/magazine/2013/10/10/623841/cinta-chilena-une-realidad-y-ficcion-con-la-historia-de-una-mujer-transexual.html

No nos den la espalda, represéntennos

La teoría de la representación parte del hecho de que nada de lo que vemos (ya sea en un texto, foto, película, o cualquier cosa) surgió de la nada. Todo tiene autoras y autores que se esforzaron por crear ese objeto en particular: el nombre de “teoría de la representación” hace énfasis en el proceso en sí. Pensar a través de los estudios de representación significa que cada vez que vemos cualquier cosa nos podemos preguntar “¿quién la puso ahí?” “¿para qué?” “¿está ahí para que yo la vea?”, y sobre todo, “¿qué se supone que me debe generar esta representación?”. Se trata simplemente de la consciencia de que todo tiene autoría y, por lo tanto, un propósito.

El problema de la campaña “No le des la espalda, dale pecho” se resume al de la representación. Como bien señala Luza Alvarado la agencia encargada de hacer la publicidad se equivocó de propósito: “nos hacen creer que la lactancia es un shampoo”, dice en su artículo. Y es cierto. La representación es de mujeres jóvenes (o con rasgos asociados a la juventud), guapas y con cuerpos esculpidos. También son famosas. Pero lo más importante, creo yo, es que son blancas: todas serían “güeritas” en cualquier tianguis. ¿Y por qué es relevante el color de piel? Es muy fácil: vean todos los anuncios que quieran en la tele. México es el país de la “raza cósmica”, producto del mestizaje con una alta carga de rasgos indígenas, mismos que tienden a borrarse mientras se sube en la pirámide socioeconómica. Decir que la piel blanca en México es una ventaja resulta triste pero obvio.

Soy hija de padres argentinos, producto de la inmigración europea. Aunque en Argentina, EEUU o Europa paso desapercibida, en México siento cómo se me clavan las miradas cuando me subo al metro. Al mismo tiempo me dan precios más altos, creyéndome extranjera, y me felicitan por tener genes de los que no soy responsable. Alguna vez me dijeron estar orgullosos de que alguien con piel tan blanca fuera mexicana. La gente de los anuncios y la mayoría de las telenovelas en México tienen la piel blanca pero el pelo café o negro. He ahí donde reside lo “aspiracional”. El avance más grande de la publicidad (y quizá de la época moderna, pero ése es otro tema) fue cuando un importante psicólogo puso al primer bebé sonriente en un anuncio de pañales desechables. Hasta entonces las madres, acostumbradas a los pañales de tela, sentían que usar los desechables las volvía poco comprometidas con sus hijos. Este psicólogo se dio cuenta que el poner bebés felices en los anuncios hacía que las madres (quienes decidían qué pañales usar) se sintieran “buenas mamás”. Fue aquí donde el mundo moderno se dio cuenta que cuando se anuncia un producto no sólo se vende el producto, sino todo el estilo de vida que representa. El afán de un anuncio es mostrar que tal producto nos hará convertirnos en la persona que lo vende, y por eso se tienen que representar características favorables (en el caso de México la piel blanca) pero alcanzables (por eso el color de pelo deseable pero posible). Y de ahí la pregunta, ¿qué diablos nos quiere vender el GDF con lo de “no le des la espalda, dale pecho”?

Nos muestran mujeres perfectas. Como bien han señalado muchos antes que yo, ése no es el cuerpo de una mujer que acaba de dar a luz; ésos no son los pechos de una mujer que ha amamantado (aunque, claro, no los vemos en la foto, sólo intuimos su forma perfecta). Por supuesto que existen mujeres que pueden amamantar y no lo hacen por miedo a arruinar su cuerpo, para que no “se le caigan”, sobre todo en una sociedad donde para ser buena mujer primero hay que ser supermodelo. El creativo detrás de la campaña, Oscar Ortiz de Pinedo, declaró que las imágenes precisamente estaban dirigida a esas mujeres “malas” que “le dan la espalda” a su hijo por egoísmo. Sin embargo, en un artículo para Animal Político, Majo Siscar aclara que “la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012 asegura que entre el 6.3% de las mujeres que nunca amamantaron a sus hijos, solo un 1.6% lo hizo porque quería “conservar la figura”. Si extrapolamos ese número al cien por cien de las madres, solo un 0.01% no lo hace por estética”.  Entonces insisto: ¿qué nos están representando, a qué quieren que aspiremos? ¿Por qué dirigir toda una campaña nacional al pequeño porcentaje que toma una decisión por razones estéticas?

Para mí esto empieza preguntando “¿qué me muestran?”. La campaña de “no le des la espalda, dale pecho” (eslogan publicitario que cuelga elegantemente censurando los pezones de las modelos de las fotos) nos muestra a mujeres de cuerpo semicompleto con un fondo blanco. Son ellas contra el mundo con sus jeans entallados y sus abdómenes de cuadritos para defenderlas del frío. Nos miran a los ojos, desafiantes. Seguro que al que se le ocurrió la campaña creyó que la frase y la postura de estas mujeres nos demostrarían que amamantar es un acto de valor y que sólo las mujeres fuertes son capaces de hacerlo. Pero la teoría de la representación nos permite ir más allá y ver a quiénes nos muestran: son actrices famosas, con cuerpos esculturales, pieles blancas, maquillajes y peinados de profesionales. Como Alvarado afirma, estas imágenes parecen anuncios de productos de belleza, no de salud pública. No nos están vendiendo la salud de un niño sino la vida de esas actrices. Los publicistas se centraron en lo deseable, pero no en lo posible, de una campaña. Los publicistas creyeron que hacer que una mujer amamante es tan fácil como hacer que compre ropa: ¡sólo hay que mostrarle lo bien que se vería si lo hiciera!

No pretendo hacer un análisis de la publicidad porque muchos ya lo han hecho mejor que yo. Pero creo que no hay que dejar de hablar de él y no sólo porque haya sido un enorme gasto de presupuesto (como ya se ha dicho, para combatir un problema hay que identificar qué lo causa, y les prometo que la razón por la que México no amamanta no es porque tenemos miedo a que Maribel Guardia nos vea feo). Espero de verdad que esta pequeña ola haga ecos y tenga repercusiones a futuro para abordar otros temas, otras campañas dirigidas a un problema social o de salud pública con la consciencia del poder de la representación.

Creo que los mexicanos tenemos derecho a que nos representen bien, como somos, porque el país no está hecho de actores de ojo claro: tenemos derecho a que nos dejen de vender la idea de que sólo lo blanco es bueno. Dos semanas antes del escándalo del pecho vi una noticia sobre Perú donde informaban que los peruanos se operan la nariz para tener rasgos más finos. ¿Qué tan lejos estamos de llegar a ese extremo en un país donde “indio” es un insulto?

Los primeros ataques a la publicidad que leí giraban en torno al cuerpo perfecto de las mujeres de los anuncios, pero sobre todo al doble discurso: las mujeres tenemos que ser guapas porque si no no valemos, pero la maternidad y la lactancia desgastan esa tan preciada juventud a fuerza de estrías, flacideces, y pechos caídos. Pero quizá lo que más impulsa a la campaña es la culpa implícita: una mujer que no amamanta es una mujer que no quiere darle a su hijo lo mejor. Y de nuevo a las representaciones: una madre tiene que ser buena madre, al mismo tiempo que es buena en su trabajo, al mismo tiempo que se mantiene joven y atractiva para su marido. No hay anuncios donde la mamá no sea atractiva, esté bien vestida, y parezca ser exitosa (como, por supuesto, lo son Maribel Guardia, Camila Sodi, Cecilia Galiano y Mariana Juárez en sus respectivos ámbitos).

El error está en que los que hicieron la campaña no se detuvieron a pensar en qué representaban y mucho menos en por qué lo hacían. Los que lo criticamos en internet le estamos haciendo la tarea a esa firma de publicidad, que ni siquiera se tomó el trabajo de preguntarse “¿por qué las mujeres mexicanas no amamantan, y cómo se puede hacer un anuncio que ataque directamente esas razones?”. El golpe de gracia de la publicidad es el eslogan (el mismo que censura los pezones, pues no se detiene a pensar que parte de las razones por las que las mujeres no amamantan es porque como sociedad fomentamos la idea de que los pezones femeninos son privados, no públicos). Nos dice que no le demos la espalda a nuestros hijos, y lo hace en segunda persona: tú, mamá, no lo hagas. El problema cae así sobre la pobre mujer que acaba de parir y le quita responsabilidad a las condiciones laborales e higiénicas y los tabús, pero sobre todo se la quita a los hombres. Dar pecho se vuelve la responsabilidad de la mujer sola, como individuo, y si no lo hace es porque no quiere, no porque no pueda.

Quizá parezca un poco raro, pero en el fondo me da gusto el anuncio. Primero porque, aunque mal hecho, muestra un primer esfuerzo por promover la lactancia; pero sobre todo porque ha causado un escándalo impresionante que muestra que los mexicanos no estamos dispuestos a que nos den esos mensajes (y a que se gaste el erario público para ello). Me da gusto que en conjunto se haya hecho un análisis de la representación tan fuerte que el Gobierno del Distrito Federal se haya disculpado con la cola entre las patas: podemos lograr que las cosas cambien. Pero sobre todo me da gusto que se promueva una visión crítica de las malas representaciones que se hacen, porque sólo cuando seamos conscientes de ellas se dejarán de hacer.

 Ana Laura Magis Weinberg

 Fuentes:

http://www.animalpolitico.com/2014/05/la-campana-del-gdf-por-la-lactancia-esta-dirigida-solo-un-0-1-de-las-madres/#ixzz33RkQabCj

https://es-us.mujer.yahoo.com/blogs/pasionaria/una-campa%C3%B1a-fallida-e-irresponsable-152306798.html