Tenemos que hablar de las drogas

drugs-under-the-microscope-designboom01

El sábado pasado en la Ciudad de Buenos Aires murieron cinco jóvenes después de haber consumido lo que los medios reportan como éxtasis. La noticia sacudió a la Argentina y polarizó la de por si precaria discusión que se tiene acerca de las drogas. Para muchxs, el tema se trata de un problema moral cuando para otrxs se trata de un tema de salud.

Lxs primerxs, suelen considerar que el consumo de sustancias ilegales es “malo” y se enfoca en la criminalización de lxs consumidorxs. Lxs segundxs, considera que las drogas forman parte de una cultura del consumo y que su abuso nos habla más de un problema de salud mental, que de otra cosa. Ambos sectores tienen representantes que desde hace tiempo pugnan por incluir sus proyectos en las agendas nacionales e internacionales.

Es un hecho que hoy en día se conoce muy poco acerca de las drogas llamadas ilegales, que -por cierto- son distinguidas de las drogas legales por motivos poco aparentes y hasta arbitrarios. Esas drogas no son motivo de curiosidad científica… o no pueden serlo. La historia del psiquiatra británico David Nutt habla por sí misma. Nutt, pertenecía al Advisory Council on the Misuse of Drugs -algo así como el Consejo sobre el Mal Uso de las Drogas-, hasta que comenzó a hacer una clasificación alternativa sobre la peligrosidad de ciertas drogas ilegales, sus hallazgos fueron “en contra de los  ejes de las políticas públicas británicas” y fue destituido de su cargo.

Esta historia, y tantas otras, revela una desafortunada realidad: estamos asistiendo a una época en la que todavía la mayoría de la gente -al menos de la gente que toma las decisiones políticas más gruesas- todavía piensa que las drogas son malas en sí. Tan malas, que la mejor solución es que permanezcan prohibidas. Para este sector, la despenalización es una medida que serviría para incentivar el consumo y no una medida para, como argumenta el sector contrario; eliminar el narcotráfico, regular la calidad de las drogas que se consumen e investigar los usos terapéuticos de las mismas.

Curiosamente, ayer la ONU llamó a una Asamblea General para discutir el tema de las drogas por la estrecha relación que sostienen con la violencia y las violaciones a los Derechos Humanos alrededor del mundo. Ninguna reunión del organismo se dedicaba específicamente a dicho tema desde hace casi veinte años. Se discutieron las distintas políticas nacionales e internacionales que se han llevado a cabo para “combatir” al narcotráfico.

Sin embargo, un reporte de The Guardian hace notar la verdaderamente increíble tendencia a seguir por el camino de la criminalización al consumo. Dice que la ONU -en su acuerdo adoptado después del día uno de tres que dura la asamblea- apoya las medidas prohibicionistas de las drogas, al mismo tiempo que pide soluciones más humanistas al respecto. Esto puede parecer contradictorio, y lo es desde cierta perspectiva, sin embargo, no se puede dejar de contemplar que los marcos legales y las decisiones de modificarlos responden a personas inmersas en distintas culturas. Culturas que muchas veces se ven marcadas por pensamientos religiosos que buscan poder distinguir la diferencia entre las conductas correctas e incorrectas sin preguntarse acerca de los contextos.

Discutiendo sobre las muertes del fin de semana pasado, surgió el tema del consumo responsable que muchos han criticado cuando se trata de drogas ilegales. Y es cierto que es difícil ejercer un consumo enteramente responsable cuando no se sabe si lo que hay en una pastilla que se vende como éxtasis es verdaderamente MDMA. Sin embargo, creo que existen diferentes formas de utilizar una sustancia, y apoyo enteramente que se deje de tratar el consumo como un tema de moral para ser un tema de salud. Esto permitiría que quienes deseen hacer uso de una sustancia lo hagan en las mejores condiciones posibles y con la mayor cantidad de información a disposición, que es lo mismo que ya hacemos con sustancias como el alcohol y el tabaco.

Hay dos cosas por decir para intentar cerrar. La primera es que las personas no dejan de utilizar drogas porque estén prohibidas, sino que lo siguen haciendo pero con más riesgos -sanitarios y penales, de entrada-. La segunda es que el gran éxito que tiene el negocio del narcotráfico se debe justamente a su condición de ilegalidad, a su falta de regulación y a su dudoso -si no es que nulo- control de calidad. Entonces, ¿por qué no se habla de la despenalización seriamente? Porque para mí, la terrible muerte de lxs cinco jóvenes en Buenos Aires, es una consecuencia relativa a esta ilegalidad.

_____

Ana Mata es psicóloga, cineasta y maestra en Derechos Humanos.

*La foto es Sarah Schönfeld, del proyecto All you can feel donde fotografió distintas drogas ilegales bajo la lupa de un microscopio. La de este post es Heroína.

**Más sobre la clasificación alternativa de David Nutt en la siguiente entrega. 🙂

 

Anuncios

Nada que perdonar: las mujeres decidimos sobre nuestro cuerpo

Por Atziri Ávila // @AtzirieAvila

tumblr_o41q8ySrrK1qe0lqqo1_1280

La reciente visita del Papa Francisco a México será recordada por su cercanía a la cúpula del poder político, económico y empresarial, y por su desdén hacia los más excluidos, por su negativa a reunirse con las víctimas, por sus silencios y omisiones.

En su visita oficial realizada del 12 al 17 de febrero de 2016, las mujeres estuvimos prácticamente invisibles en la agenda y discurso del líder de la iglesia católica.

Lejos de visibilizar la agenda social y de pronunciarse sobre los problemas que afectan a la mayoría de la población, el papa Francisco, fue omiso, entre otros temas importantes, respecto de la violencia que vivimos las mujeres en México. Esto evidenció que su interlocución, acercamiento y pronunciamiento hacia nosotras, continua siendo uno que busca perpetuar la ideología que atenta contra los derechos humanos de las mujeres, que lejos de concebirlas como sujetas de derechos las concibe como entes destinados a la reproducción.

Si bien los derechos sexuales y reproductivos han dado pasos significativos en nuestro país, el aborto sigue siendo un tema pendiente en donde la iglesia ha jugado un papel que atenta contra el Estado Laico. Contrario a que se generen políticas públicas que ponderen la autonomía reproductiva de las mujeres, su acción busca dar continuidad e imponer creencias religiosas sobre nuestro cuerpo.

La visita del papa a México visibilizó la entrecha relación y complicidad entre autoridades mexicanas y autoridades eclesiales, pues más que servidores públicos, se comportaron como fieles católicos, violentando la separación entre el Estado y la Iglesia.

Dicha cercanía es una alerta para diferentes integrantes de la sociedad, entre ellos, para quienes promovemos y defendemos la garantía y ejercicio pleno de los derechos humanos. En el caso del movimiento feminista, la actuación conjunta del Estado y la Iglesia obstaculiza el avance y garantía de los derechos de las mujeres ante la influencia de los dogmas religiosos.

Basta mencionar la carta enviada por el papa Francisco el 1 de septiembre de 2015 al presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, encargado de organizar el año santo extraordinario, en la que manifiesta otorgar un permiso temporal para que los sacerdotes puedan absolver del “pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidas de corazón”. A decir de la carta, dicho perdón será únicamente otorgado durante el Jubileo de la Misericordia o Año Santo a realizarse del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016.

Sobra decir que tanto la misiva como ese perdón nos ofende; ofende a las y los familiares de mujeres que han muerto por abortos clandestinos, a mujeres que han sido encarceladas por abortos espontáneos involuntarios, a quienes son estigmatizadas y discriminadas por defender sus derechos, a las defensoras de los derechos de las mujeres que desde la mitad del siglo XX iniciaron la lucha por nuestro derecho a la vida, a la salud sexual y reproductiva, a decidir plenamente sobre nuestro cuerpo, a quienes luchan por nuestro derecho a la intimidad, a la vida privada, autonomía reproductiva, a la integridad personal y emocional, a la libertad de consciencia, a una vida libre de violencia, a una maternidad libre y voluntaria.

Esta lucha que continuamos hasta nuestros tiempos, reivindica el derecho de las mujeres de tomar decisiones reproductivas libres y responsables; a decidir si queremos tener hijas/os o no, el número y el espacio entre cada uno, al acceso pleno a métodos de regulación de la fecundidad y a que las mujeres que así lo desean puedan realizar la interrupción legal del embarazo (ILE) en condiciones salubres y seguras.

Si bien en México existen regulaciones en materia de aborto, en general, éstas son restrictivas, excepto en el Distrito Federal [1], donde el aborto está permitido por voluntad de la mujer en las primeras 12 semanas de ges­tación. El aborto en casos en los que el embarazo es producto de una violación sexual es la única causal legal que existe en todo el país, sin embargo es de difícil acceso [2].

En el mejor de los casos las mujeres son sometidas a trámites burocráticos que las revictimizan, son objeto de cuestionamientos y regaños, pero la mayoría de las veces las mujeres no pueden acceder a él por falta de conocimiento e información.

A pesar de que la vida o salud de las mujeres esté en riesgo, por ser menores de edad y/o haber sido violadas sexualmente, mujeres han sido obligadas a llevar su embarazo a término, imponiéndoles una maternidad no deseada.

Por otra parte, la ausencia de políticas públicas que garanticen a las mujeres la interrupción legal del embarazo, las orilla a practicarse abortos inseguros que ponen en riesgo su vida y su salud.

Mujeres que sufren abortos espontáneos han sido criminalizadas con penas de hasta 30 años de prisión, acusadas incluso de homicidio en razón de parentesco, siendo las más afectadas las mujeres indígenas o de zonas marginadas, aquellas mujeres que el papa no vio.

Víctimas del sistema patriarcal y de las creencias religiosas, la clase gobernante respalda y alienta la retórica católica que equipara al cigoto con una persona nacida.

Desde esa postura se promueven reformas a constituciones locales con el objetivo de “proteger la vida desde el momento de la ‘concepción’ ”, lo que representa un retroceso importante para los derechos de las mujeres, viola el principio de progresividad de los derechos humanos y busca ser un obstáculo para futuros intentos por ampliar causales o despenalizar el aborto.

A pesar de que existe jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) [3] que establece una mayor protección a los derechos reproductivos de las mujeres y en la que se reconoce que el embrión no es considerado como persona, supuesto básico necesario para hablar de titularidad de derechos humanos, las reformas en este sentido además de la negativa por la despenalización del aborto, evidencian que las políticas públicas y leyes en México contienen una fuerte influencia religiosa.

Exigir y luchar por nuestro derecho a decidir es contestatario, transgrede la lógica cultural de género, la moral tradicional, el régimen disciplinario, la normatividad.

A decir de la reconocida feminista mexicana Martha Lamas: “Los prejuicios sexistas, la doble moral y el maltrato, son frecuentes dentro de un sistema de normas y valores patriarcales que les niega a las mujeres la facultad de decidir sobre sus cuerpos y vidas”.

Las mujeres no necesitamos el perdón de quienes nos invisibilizan y son indiferentes ante la injusticia social, de quienes encubren la violencia sexual y la pederastia.

Las mujeres necesitamos que el Estado garantice nuestro derecho a la salud y derechos reproductivos; el acceso al aborto libre, gratuito y seguro; políticas públicas de educación sexual y reproductiva, de planificación familiar y anticoncepción respetuosas de la laicidad y sin injerencias externas, necesitamos servicios de salud integrales para interrupciones voluntarias de embarazos que eviten la mortalidad asociada a la práctica.

Lo que para el sumo pontífice es un “drama existencial y moral”, una “plaga”, un “atentado a la vida”, “un crimen”, “un mal absoluto”, para muchas mujeres es ejercer nuestra libertad y autonomía para que de manera individual y consciente, sin prejuicios ni imposiciones, cada una decida sobre su cuerpo.

Notas:

[1] El 26 de abril de 2007 se publicó en la Gaceta Oficial la reforma al Código Penal y a la Ley de Salud del Distrito Federal, con la cual se estableció la despenalización del aborto durante las 12 primeras sema­nas de gestación.

[2] Informe “Niñas y mujeres sin Justicia, derechos reproductivos en México”, Grupo de de Información en reproducción Elegida (GIRE), México 2015. Disponible en: http://informe2015.gire.org.mx/#/inicio

[3] Sentencia Corte Interamericana de Derechos Humanos “Caso Artavia Murillo vs. Costa Rica 2012”. Disponible en: http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_257_esp.pdf

Atziri Ávila es comunicóloga social, activista y defensora de derechos humanos y Coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos.

*La foto es de Ronan Guillou