Transgresoras de la palabra: defensoras de derechos humanos

tumblr_o0lellmCSn1qe0lqqo1_1280

Por Atziri Ávila // @AtzirieAvila

Las defensoras de derechos humanos somos mujeres que de manera individual o colectiva, promovemos y defendemos los derechos humanos universalmente reconocidos. Nuestra razón de ser, deriva ya sea de una decisión propia; de la necesidad de exigir justicia por haber sido víctimas de violaciones a los derechos humanos; de la necesidad de alzar la voz; de luchar por una vida digna y de construir la transformación social hacia un mundo más justo e igualitario.

Defensoras de los derechos humanos son las mujeres que luchan en defensa de su territorio en las comunidades indígenas y que las defienden de los megaproyectos y los intereses transnacionales;  las mujeres que exigen medicamentos y atención medica adecuada en su comunidad; las mujeres que defienden el derecho a la educación, los derechos laborales; las mujeres que exigen el cese a todo tipo de violencia contra las mujeres; quienes visibilizan y demandan justicia ante el feminicidio; quienes buscan a sus familiares desaparecidos y recorren largos caminos contra la desaparición forzada; quienes defienden derechos sexuales y reproductivos, el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos;  las mujeres que a través de su voz y su palabra difunden los derechos humanos y las violaciones en contra de ellos.

Somos mujeres que hemos transgredido los roles y estereotipos de género; desafiando las normas culturalmente impuestas.

Mujeres que participamos y actuamos para visibilizar y denunciar los abusos de autoridad y violaciones a los derechos humanos por parte de autoridades municipales, estatales y federales; abusos de empresas nacionales e internacionales que buscan dar continuidad a un sistema patriarcal que deshumaniza cada vez más la sociedad en la que vivimos.

Mujeres que han visto trastocado su proyecto de vida, luego de alguna violación a los derechos, razón que ha hecho que sus casas sean ahora las calles y su motor: la exigencia de justicia.

Desde diversos contextos y espacios, apostamos a la construcción de un mundo en donde los derechos humanos sean respetados, ejercidos y garantizados.

A través de acciones públicas y no públicas combatimos las condiciones de desigualdad y discriminación contra las mujeres.

Buscamos ofrecer alternativas de emancipación para las mujeres y para la construcción de nuevas sociedades; procesos reflexivos  de construcción  pensamiento crítico y de acciones propositivas para lograr una vida digna.

Sin embargo, a pesar de que el aporte de las defensoras busca ser de beneficio para la sociedad; los interés que tocamos nos colocan en situación de vulnerabilidad a través de la cual hemos sido objeto de diversos tipos de agresiones. Agresiones que violentan nuestro ser mujer, además de cuestionar nuestra labor como defensoras de derechos humanos.

Y es que, las mujeres defensoras de derechos humanos, además del riesgo que enfrentan los defensores varones, enfrentamos riesgos específicos por nuestra condición de género: amenazas de violación sexual; violación sexual; hostigamiento sexual y laboral; amenazas de atentar contra nuestras hijas e hijos; campañas de difamación y desprestigio con lenguaje sexista y machista; ridiculización de nuestra sexualidad; feminicidio; entre otras.

Las agresiones se hacen presentes a través de los allanamientos a nuestros domicilios.  En casos documentados recientemente contra mujeres defensoras y periodistas, éstos reflejan claros componentes de género, al dejar sobre sus camas la ropa íntima revuelta; huellas visibles en espacios íntimos, mensajes vinculados con su sexualidad, entre otros.

Las agresiones se hacen presentes también a través de mensajes amenazantes en nuestras oficinas; seguimiento y persecución; campañas difamatorias en nuestras comunidades; mensajes e imágenes agresivas en las redes sociales.

Dichas acciones, además de mermar la labor de las defensoras, generan impactos diferenciados que afectan el trabajo, a la organización a la que pertenecen, su estabilidad emocional, el entorno familiar, entre otros impactos.

En está última década, el incremento de violaciones a los derechos humanos ha incrementado también las agresiones contra las defensoras en nuestro país. A través de la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos y la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM) documentaron 118 agresiones en 2012; 189 en 2013 y 308 en 2014.

En la mayoría de los casos la impunidad se hace presente y muchas veces son las propias autoridades quienes las agreden.

Ante ello, desde la sociedad civil; desde las propias defensoras de derechos humanos, hemos generado espacios de convergencia, identidad y comunidad; pactos contra la violencia patriarcal; espacios para generar estrategias de protección y prevención; apostamos a la construcción de medidas reales que puedan desactivar la violencia contra las mujeres.

Exigimos al Estado cumpla con la responsabilidad de garantizar el derecho a defender los derechos humanos y políticas de prevención, y apostamos a tejer y construir en Redes de mujeres, porque estamos convencidas de que las redes salvan vidas.

Hemos logrado reconocernos y reivindicarnos como defensoras de derechos humanos, así como nuestra labor y nuestro aporte específico. Sabemos que es necesario que como sociedad civil defendamos y exijamos el respeto a la labor de quienes defendemos los derechos humanos en contextos urbanos y comunitarios, desde donde contribuimos e impulsamos  la transformación para el cambio social.

Sin duda el 2015 ha sido un año que continúa cimbrando nuestro hacer. Pese a los obstáculos: Digna Ochoa, Marisela Escobedo, Josefina Reyes, Manuelita Solís, Bety Cariño, Rocío Mesino, Nadia Vera son mujeres que continúan sembrando nuestra esperanza e iluminando el camino del nuevo mundo que construimos día con día.

Recibimos el 2016 con nuevos retos y desafíos con la firme convicción de continuar ejerciendo nuestra labor. Tenemos sueños y utopías, pero también la claridad de que nuestro actuar cotidiano es legítimo y que impacta positivamente a nuestra sociedad.

Foto_Desinformémonos.JPG

____

Atziri Ávila es comunicóloga social, activista y defensora de derechos humanos y Coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos.

*La foto del principio es de Robert Darch. La segunda es de Atziri Ávila.

Anuncios

Va 1 faltan 31

El 24 de abril de 2007 es una fecha histórica para México, pues se aprobó una reforma de ley nunca antes vista en nuestro país y considerada de las más liberales en Latinoamérica: la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación, en la Ciudad de México.

Sobra mencionar que la despenalización del aborto es un avance muy importante a nivel de salud pública y también a nivel cultural. Desde esa fecha las mujeres han podido tomar una decisión libre sobre su cuerpo y su embarazo y esto ha dado pie a variadas discusiones sobre la educación sexual, mortalidad materna y la salud sexual y reproductiva del pueblo mexicano; y de Latinoamérica. Al ser pionero en este tipo de leyes, México ha dado el primer paso para que países como Uruguay también incluyan la despenalización del aborto como parte de las reformas a sus leyes.

Sin embargo, aunque esta reforma histórica es muy celebrable, es tan solo un pequeño paso pues la realidad es que apenas el 7.87% (porcentaje aproximado) de la población habita en el Distrito Federal, mientras que el resto continúa en estados donde su decisión es vista como un crimen penado con prisión.

Es verdad que todos los códigos penales estatales consideran el aborto como una acción legal en casos de violación, la mayoría lo permiten cuando la vida de la mujer está en riesgo y Yucatán incluye factores económicos cuando la mujer tiene ya tres o más hijos desde 1992. También es verdad que aunque el aborto esté dentro del margen de la ley, en la práctica son pocos los estados que facilitan la Interrupción Legal del Embarazo. El tabú y los prejuicios continúan.

Este 24 de abril celebremos que cada vez más las mujeres son capaces de tomar decisiones sin ser castigadas, pero tengamos en cuenta de que aún nos falta. ¡Va un Estado de la República, nos faltan 31! Y eso es solo en México.

Despenalizacion-01-01

Texto e imagen: Marie Stopes México


Marie Stopes es una organización para la planificación familiar fundada en 1921 por la doctora Marie Stopes en Inglaterra. En 1972 se internacionalizó y actualmente trabaja en 42 países. En 1991 llegó a México y fundó clínicas de salud sexual y reproductiva en Chiapas. Hoy en día existen seis centros y clínicas de atención especializada médica y psicológica para la planificación familiar, anticoncepción, salud sexual y reproductiva y la interrupción legal del embarazo en la Ciudad de México. También cuenta con clínicas en Chiapas y en Oaxaca.

Para más información visita su página:

 http://www.mariestopes.mx/index