Violencia de género: un problema social

Anosova

Por Atziri Ávila || @AtzirieAvila

 Entre finales del mes de noviembre y principios de diciembre se realiza cada año a nivel global la “Campaña 16 días de activismo contra la violencia de género[1]” que tiene como objetivo eliminar la violencia contra las mujeres. Dicha campaña inicia el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y concluye el 10 de diciembre Día Internacional de los Derechos Humanos.

La campaña surgió en 1991 impulsada por 25 mujeres de 23 diversos países, entre ellas la feminista Charlotte Bunch, primer mujer en señalar que los derechos de las mujeres también son derechos humanos.

Lo que en un inicio fue impulsado por mujeres activistas y organizaciones de la sociedad civil a través del Centro para el Liderazgo Global de la Mujer de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, Estados Unidos, más tarde fue retomado por la ONU y hoy en día se ha convertido en una acción internacional que desde diversas trincheras busca hacer un llamado a la sociedad y a los Estados para concientizar, prevenir, atender y erradicar la violencia contra las mujeres en todas sus formas.

El objetivo no ha sido fácil, la batalla para eliminar la violencia hacia las mujeres sigue siendo un reto pendiente, sobre todo cuando su normalización  forma parte del sistema y condiciones sociales, económicas, políticas y culturales en las que vivimos; ademas de que históricamente hemos sido víctimas de siglos de opresión, injusticia y violencia.

A pesar de que se impulsa que la violencia de género sea un asunto central de la agenda de las naciones, de manera cotidiana las mujeres continuamos siendo objeto de acoso callejero, celos, control del dinero, cuestionamientos por la forma de vestir, insultos con leguaje sexista y machista, comportamientos violentos en las relaciones de pareja, manipulación emocional, incesto, acoso sexual, matrimonio infantil, agresiones físicas, violencia obstétrica, prohibición para ejercer el derecho a trabajar, impedimento para estudiar, prohibición de practicar algún deporte, humillaciones, burlas, subvaloración, violencia sexual, feminicidio, entre muchas otras formas de violencia.

Si bien los hombres también son víctimas de la violencia, la violencia contra las mujeres se caracteriza por su alta prevalencia al interior de la familia, su aceptación por la sociedad y su grave impacto a largo plazo sobre la salud y bienestar de las mujeres[2], además de la afectación a sus hijas e hijos.

El reto es aún mayor cuando la violencia de género parece ser, ademas de naturalizada, fomentada desde el hogar, escuela, medios de comunicación y demás instituciones, a través de las cuales se promueven relaciones sociales basadas en la desigualdad.

Ejemplo de ello son los roles asignados desde el núcleo familiar que reproducen patrones de comportamiento sobre el significado de ser hombre y mujer, en los que se impone el dominio masculino sobre el femenino; se considera a la mujer como propiedad del hombre o que es incapaz de tomar sus propias decisiones.

La reproducción de los estereotipos de género construidos socialmente como: que las responsabilidades del hogar atañen únicamente a las mujeres; que las mujeres están limitadas  a la procreación y a la atención del esposo; el  matrimonio; han servido para legitimar la subordinación femenina y han fomentado que la violencia contra las mujeres comience incluso desde antes de su nacimiento y continúe a lo largo de su vida.

Si bien muchas veces es ocultada, la violencia de género es una problemática presente en todas las esferas sociales, en el ámbito público y privado, por lo que debe ser reconocido como un problema social.

En ese sentido, uno de los logros de la Campaña de 16 días de activismo ha sido que la Asamblea de la ONU adoptara en 1998, el 25 de noviembre -16 días antes del Día Internacional de los Derechos Humanos- como el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.”[3]

Durante 16 días continuos, mujeres de diversos países a través de foros públicos, performace, manifestaciones y múltiples acciones, visibilizan que la violencia psicológica, física, sexual, política, económica, doméstica, siguen siendo una realidad en el mundo.

A pesar de que en la IV Conferencia de Naciones Unidas sobre las Mujeres, realizada en Beijing en 1995, se definió que “la violencia que se ejerce contra la mujer es un obstáculo de igualdad, desarrollo y paz, y viola menoscaba e impide el disfrute de los derechos humanos”, atentar contra los cuerpos y la vida de las mujeres es una realidad que lamentablemente se vive e incrementa en nuestro país.

Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), en México son asesinadas 7 mujeres al día. Muchas veces, a manos de sus propias parejas o familiares.

El incremento de la desaparición de mujeres y feminicidios, así como la impunidad que prevalece en la mayoría de los casos, obligó a que en estados como: Veracruz, Oaxaca, Guanajuato, Estado de México, Morelos, entre otros, se exija la emisión de alertas de género y la urgente atención a la problemática por parte de las autoridades.

Lamentablemente el desconocimiento y cerrazón ante el fenómeno de la violencia contra la mujer ha obstaculizado que las propias autoridades atiendan de manera pronta e integral este problema, contrario a ello la impunidad prevaleciente fomenta su continuidad.

Ante este alarmante contexto, tenemos que seguir visibilizando la violencia de género como un problema social con un trasfondo sociocultural a combatir desde diferentes ámbitos. Es necesario romper el silencio e impulsar acciones para visibilizarla; es imprescindible que como sociedad nos hagamos conscientes de su gravedad y afectaciones, y dado que las sociedades no son fenómenos acabados o inamovibles, generemos y construyamos nuevas formas de relacionarnos y mejores condiciones sociales, económicas, políticas y culturales que eliminen la discriminación en todos los órdenes de la vida.

Sociedades que reconozcan que “la máxima participación de la mujer en igualdad de condiciones con el hombre en todos los campos, es indispensable para el desarrollo pleno y completo de un país, el bienestar de mundo y la paz” como se establece en la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer.

Las mujeres somos sujetas de derechos, tenemos el derecho a vivir una vida libre de violencia; al acceso a la justicia; a ejercer nuestra autonomía; a sostener relaciones no violentas; a decidir el número de hijos que queremos tener y si queremos tenerlos o no; a la tenencia de la tierra; a la participación política; a una vida plena.

Es necesario ir removiendo patrones socioculturales que promueven y sostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las mujeres; prestar atención a esta problemática; redimensionar el papel que la educación tiene para construir y deconstruir estereotipos de género; ir desmantelando la estructura,  ideología,  cultura y educación patriarcal; cuestionarnos la injusta inequidad y visibilizar el importante papel de la mujer en la construcción de nuevas realidades.

Es urgente que las autoridades de todos los niveles de gobierno generen y ejecuten acciones para informar, prevenir, sancionar y erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones y ámbitos; desarrollar estrategias y políticas públicas que eviten la revictimización y atiendan los impactos de la violencia de género a nivel físico, psicológico, social, etc.

A 24 años del impulso de la “Campaña 16 días de Activismo contra la Violencia de Género”, las mujeres seguimos alzando la voz, visibilizando la violencia de género como una problemática social y reivindicando la importancia de nuestra participación para la transformación de la sociedad, reconocemos que el propio espíritu humano no está en el ámbito de lo cautivo por lo que desde diversos espacios continuaremos sembrando y cosechando la libertad y trabajando a favor de una vida libre de violencia para las mujeres.

Notas:

[1] La ONU ha definido la violencia contra la mujer como “todo acto basado en el género que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como la amenaza de tales actos, la coerción o la privación de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada (OPS/OMS, 1995).

[2] Hernández L.: “Violencia de Género, Una mirada desde la sociología”, Editorial Científico Técnica, La Habana, 2014.

[3] Se determinó esta fecha como una manera de conmemorar el asesinato de Las Hermanas Mirabal, tres mujeres que fueron ejecutadas en 25 de noviembre de 1960 por su oposición a la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo en la República Dominicana.

___

Atziri Ávila es comunicóloga social, activista y defensora de derechos humanos y Coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos.

La foto es de Elena Anosova*

Tres mujeres en acción por la salud

Nos hemos acostumbrado a oír la frase “el padre de tal ciencia, campo, tecnología”;  Louis Pasteur, Sigmund Freud… la lista es interminable. Pese a que existe una predominancia de hombres en la investigación por la salud, es importante recordar que las mujeres siempre han sido protagonistas: Marie Curie, Rosalind Franklin, Elizabeth Blackwell, la lista sigue y sigue.

Pero además de investigadoras, existen defensoras de los derechos de salud, mujeres activistas que han cambiado las estadísticas y mejorado el panorama en sus países y en el mundo.

Para el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, les presento a tres mujeres que actualmente luchan por la salud de mujeres y niñas en todo el mundo.

 


 
APARAJITA GOGOI
En India, alrededor de 56,000 mujeres mueren cada año durante el parto: una cada ocho minutos. Todas estas muertes pudieron ser evitadas simplemente con asistencia básica durante el parto. Aparajita Gogoi – coordinadora de la White Ribbon Alliance India (WRAI) – ha dedicado su vida a combatir este problema, luchando por los derechos de las madres y lxs recién nacidxs. Ha organizado un gran número de marchas, siendo la mas famosa la de 2001 hacia el Taj Mahal, monumento construido en memoria de la emperatriz Mumtaz Mahal, quien murió al parir a los 15 años . Esa marcha fue clave para cambiar la ley de India e incluir enfermeras en los procedimientos del parto, ya que antes eran dominio exclusivo de los médicos. En un país tan grande como India, que sigue lidiando con desigualdades e injusticia social, sólo es posible encontrar atención médica en las grandes ciudades. Sin embargo, ahora muchas más mujeres y sus recién nacidos reciben el apoyo necesario. Aparajita Gogoi también ha luchado para que todas las mujeres, incluso las mas pobres, puedan tener acceso a toda la información y los servicios a los que tienen derecho.  En 2011 recibió el Champion Award de «Women, Inspiration and Empowerment» en Nueva York.

aparajita-gogoi-300x300

 


TSEPANG SETAKA
A los 23 anos, Tsepang Setaka se entero que estaba infectada de VIH después de haber sido víctima de una violación sexual en Lesoto. Su infección hubiera podido llevarla a una existencia solitaria, pero decidió, a pesar de su enfermedad, ayudar a otros dedicándose a la consejería y apoyo en la Clinica Karabong de Lesoto como paciente-experta. Tsepang ofrece consejos a los pacientes que no quieren seguir con el tratamiento, a los que no tienen esperanzas,  y les cuenta su historia para enseñarles que se puede tener una vida normal con VIH. Hoy, Tsepang se encuentra saludable y trabaja en la clínica Clinton en Estados-Unidos para ayudar a otros pacientes VIH positivo.

tsepang

 


MARGARET CHAN
Margaret Chan es la Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2006. Hoy en día, ocupa el número 30 en la lista de las mujeres más poderosas según Forbes. Chan es la segunda mujer en encabezar esta institución, la primera fue la Dra. Brundtland de 1998 a 2003.  Margaret Chan llevó a cabo importantes acciones en materia de Salud Publica en Hong-Kong cuando se desempeñaba como Directora de Salud. Es conocida por la importancia de su trabajo para combatir el SARS y enfermedades respiratorias crónicas y transmisibles como la influenza y la gripe aviar. Sin embargo, su primer trabajo en el sector de salud pública fue cuidando niñxs y mujeres embarazadas. Una parte importante de su trabajo es conservar las prácticas de la medicina tradicional en China.

 

Raising Healthy Children: Maragret Chan

Alice Froussard

Fuentes:

http://www.who.int/dg/chan/interviews/taking_office/en/

http://www.india.youth-leader.org/2011/09/aparajita-gogoi-for-safe-and-healthy-childbirths/

http://buildyourworld.clintonfoundation.org/answer.php?c=2&an=24&lang=en
http://www.who.int/dg/en/

Lista de Directorxs de la OMS:

http://www.who.int/dg/former/en/

 

 

LAS SEPARACIONES DE LA GUERRA

La guerra siempre ha sido un problema que sobrepasa a todxs. Las personas que padecen o sufren sus males, necesariamente entran en un estado de miedo, angustia y terror frente al ejército represor. Todo mal de la guerra viene forzosamente de suspender las garantías más básicas de la vida. En este sentido, y conmemorando el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme, quiero hablarles de una película maravillosa que nos narra la historia del poeta kurdo-iraní Sadegh Kamangar, al mismo tiempo que nos enfrenta a las funestas consecuencias de la persecución política que sufren personas de la sociedad civil al protestar en tiempos de crítica nacional y golpes de estado.

La película Fasle Kargadan, basada en los diarios del poeta kurdo-iraní Sadegh Kamangar, y dirigida por Bahman Ghobadi (Media Luna, 2006 y Las tortugas también vuelan, 2004) nos cuenta la historia de Sahel (Behrouz Vossoughi), poeta recién liberado tras cumplir una condena de treinta años en Irán, que va en busca de Akbar (Yilmaz Erdogan), éste último responsable de su encierro y enamorado de su esposa treinta años antes. Durante los años que Sahel está preso, lo único que lo mantiene vivo es el recuerdo de su esposa Mina (Mónica Bellucci), la cual se encuentra exiliada en Estambul con la creencia de que él está muerto.

Mina, tras haber sido engañada, manipulada y sometida al poder burocrático militar de Akbar por décadas, emprende la salida de Irán con la firme intención de llegar a Europa. Inevitablemente, los destinos de esta pareja se conectan de nuevo al borde de la partida.

La película fue producida por Martin Scorsese y su aspecto formal es impecable. La paleta de color juega con unos claroscuros que llegan a unos grises, de esos que sólo da el blanco y negro. Fasle Kargadan cuenta con un ejercicio metalingüístico de Sonsignos y Opsignos en donde se conjuga todo el tiempo la poesía recitada de Kamangar e imágenes visuales inspiradas en la misma. Una verdadera muestra de lírica cinematográfica que esperamos poder traerles en nuestra 3ª edición.

Adán Salinas
Director MICGénero 2014

 

Libertad de expresión y asociación: clave para combatir homofobia y transfobia

Declaración conjunta de expertxs en derechos humanos de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, especialista de la Comisión Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos, y representantes de la libertad de los medios de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.

“Aprovechamos este día para recordarle a los Estados su obligación de proteger, promover y hacer cumplir los derechos universales se los seres humanos sin discriminación. La existencia de la desaprobación social ante la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género no justifica la violencia y la discriminación contra las personas LGBTI.

Por ello, estamos muy preocupados por la existencia y reciente adopción de leyes en distintos países que prohiben la difusión de información sobre orientación sexual y temas relacionados a la identidad sexual. Estas leyes restringen de manera arbitraria el derecho a la libertad de expresión y a la libertad de asociación pacífica.

Expresamos un rechazo absoluto a los argumentos que establecen la necesidad de restringir los derechos de las personas LGBTI para proteger la moral pública, la salud o el bienestar de una comunidad vulnerable. En lugar de proteger, estas leyes incentivan la estigmatización, abuso y violencia contra personas LGBTI. La prohibición de información relativa a la salud es dañina para el bienestar físico y mental de la sociedad en general.

Lxs defensorxs que abogan por los derechos de individuos LGBTI se enfrentan a diversos retos durante su trabajo, incluyendo amenazas, ataques, criminalización de sus actividades y campañas de difamación. Además, las reuniones pacíficas, marchas y desfiles LGBTI suelen ser prohibidos o confinados a sedes al margen de la mirada pública. En muchos países, la seguridad de los participantes con frecuencia no se garantiza por las autoridades de protección pública. Las organizaciones dedicadas a defender los derechos de las personas LGBTI suelen ser objeto de supervisión excesiva por parte del Estado y se enfrentan a multas, extorsiones y amenazas de suspensión de actividades por razones arbitrarias y discriminatorias.

A pesar del aumento en el número de Estados que han abolido políticas y rechazado propuestas de leyes que discriminan a la población con base en su orientación sexual e identidad de género, 77 países aún criminalizan las relaciones consensuales entre adultos del mismo sexo. Algunos países también criminalizan ciertas identidades y expresiones de género, lo cual afecta a personas trangénero. Estas leyes de discriminación violan las normas internacionales de derechos humanos, catalizan la violencia y discriminación contra las personas LGBTI, y contribuyen a una cultura de impunidad, además de perpetuar entornos hostiles. Todas estas leyes deben ser revocadas.

Los Estados deben construir un clima de tolerancia y respeto en el que todas las personas, incluyendo individuos LGBTI y quienes defienden sus derechos, puedan expresar sus pensamientos y opiniones sin miedo a ser atacadxs, criminalizadxs, o estigmatizadxs por hacerlo. Los Estados deben asegurar su participación en las iniciativas de las personas que han sufrido las consecuencias de prácticas y políticas discriminatorias”.

Texto completo: http://ilga.org/ilga/en/article/oErkuIY13B

Traducción: Hipatia Argüero

Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia: orígenes y metas

El Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia fue creado en 2004 con el fin de llamar la atención de lxs líderes de opinión, movimientos sociales, gobiernos y medios para combatir la discriminación y violencia que las personas LGBTTI viven en todo el mundo.

La fecha, 17 de mayo, se eligió para conmemorar el día en que la Organización Mundial de la Salud decidió retirar la homosexualidad de la lista de enfermedades y trastornos mentales en 1990.

El Día Internacional Contra la Homofobia y la Transfobia es reconocido en Bélgica, el Reino Unido, México, Costa Rica, Holanda, Francia, Luxemburgo, España, Brasil, Croacia y por el Parlamento Europeo. Muchas autoridades locales, como el Parlamento de Buenos Aires, también han reconocido el día y lo incluyen en sus agendas locales.

Aunque el 17 de mayo aún no es un día oficial de la ONU, la mayoría de sus agencias toman acciones cada año para conmemorarlo. Navi Pillay, la Comisionada por los Derechos Humanos de la ONU declaró:

“Existen muchos días internacionales oficialmente reconocidos por las Naciones Unidas, más de 100, de hecho. Desafortunadamente el día contra la homofobia no es uno de ellos. La razón es que la Asamblea General de las Naciones Unidas no ha llegado a una resolución para clasificarlo como un día oficial. Este hecho habla por sí mismo. A pesar del progreso de los último años –y vaya que ha habido progreso admirable– muchos Estados se muestran reticentes ante el reconocimiento del alcance de la violencia y discriminación hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales, trangénero o intersex. La realidad es que el hecho de que algunos países estén divididos frente a estos temas es razón suficiente para evitar hablarlo públicamente, por miedo a la controversia. En mi opinión, se debería hacer lo contrario: el hecho de que tantos países continúen negando los abusos o las violaciones a derechos humanos, hace que hablar de ello en cada oportunidad sea aún más relevante”.

 Existen diversas campañas para generar consciencia durante este día. Por ejemplo, en 2014 la campaña de Fondation Émergence, pionera en la conmemoración de este día, se concentrará en madres y padres del mismo sexo titulada: “Amo a mis mamás/Amo a mis papás”.

“Trabajamos para fomentar una mentalidad incluyente; es esencial deconstruir ciertos mitos”, explica Martine Roy, presidenta de la fundación. “Queremos discutir estos mitos, en específico los relacionados a las habilidades paternales y maternales de personas del mismo sexo, el desarrollo de las niñas y niños, y los modelos de paternidad y maternidad”.

2014-AFFICHE-WEB-ANG-02

 

2014-AFFICHE-WEB-ANG-01

 

Fuentes:

http://www.unitetheunion.org/how-we-help/listofregions/scotland/latestnews/idahot—international-day-against-homophobia-and-transphobia-17-may/

http://ilga.org/ilga/en/article/oErkuIY13B

http://dayagainsthomophobia.org/who-supports-recognises-the-day/

http://www.homophobiaday.org/default.aspx?scheme=3082

Madres indígenas ¿y sus derechos?

En el marco del día de las madres, quisiera hacer hincapié en algunos acontecimientos ocurridos recientemente, que inevitablemente me llevan a reflexionar sobre un tema directamente vinculado a la maternidad y sin embargo poco visibilizado cuando se habla de ésta.

Los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos, son las garantías y condiciones que como personas tenemos para ejercer plenamente nuestra sexualidad y maternidad. Esto implica recibir información suficiente sobre métodos anticonceptivos, acceso a los servicios de salud antes, durante y después del parto, elegir y ejercer una sexualidad libre, placentera e informada, elegir el número de hijos e hijas que se desea tener o elegir no tenerlos, así como un trato digno por parte de los servicios de salud, entre otros.

Hace algunas semanas, nos enteramos de los 17 casos de mujeres indígenas que dieron a luz en los espacios públicos, de los cuales 11 se registraron en el estado de Oaxaca.  Estos sucesos ponen en manifiesto no sólo la falta de acceso a los servicios de salud por parte de la población indígena, sino la violación a sus derechos sexuales y reproductivos, así como la violencia que el Estado ejerce sistemáticamente sobre las mujeres, pues negarles la atención médica –o darles una atención en malas condiciones, inadecuada e inoportuna– es ejercer violencia obstétrica hacia ellas, la cual es una forma violencia de género.

Por su parte, de acuerdo a los datos presentados recientemente por el Observatorio de Mortalidad Materna (OMM), las mujeres indígenas embarazadas tienen un riesgo tres veces mayor de perder la vida que aquellas mujeres que no pertenecen a ninguna etnia, y de éstas, quienes viven en municipios con alta marginalidad tienen un riesgo de morir cuatro veces más alto que las mujeres de zonas urbanas. En este sentido, ser indígena, pobre o vivir en situación de marginalidad, conlleva menores probabilidades de sobrevivencia durante el embarazo. Las condiciones de pobreza, marginación, falta de acceso a los servicios educativos y de salud por parte de la población indígena, son determinantes para que las personas puedan ejercer estos derechos.

Desde de los años noventa se registraron importantes avances a nivel internacional para las mujeres en cuanto a la promoción de la salud y de los derechos reproductivos, plasmados en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, efectuada en Cairo, Egipto en 1994. De igual forma, México ha firmado diversos tratados internacionales, como la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (Belém do Pará). Por todo esto, es responsabilidad del Estado garantizar la salud sexual y reproductiva de todas las mujeres, considerando las especificidades y necesidades de éstas de acuerdo a sus condiciones sociales, económicas y culturales, y no verlo solamente como una oportunidad para obtener beneficios económicos, tal como lo manifestó hace unos días la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles.

Por ello en este día de las madres me parece fundamental reflexionar sobre las condiciones y garantías con las que cuentan las mujeres para ejercer una maternidad libre y segura.

Lourdes Gallardo

“Después de Tiller”, documental de Martha Shane y Lana Wilson

Mientras comíamos, mi amiga me preguntó, “¿de qué trata el documental?”. Ya le había mencionado que era sobre el aborto, pero nada más. “Es sobre los únicos cuatro médicos que practican abortos en el tercer trimestre de embarazo en Estados Unidos”, le respondí. Su mirada se oscureció y me dijo “pero eso no está bien”. Traté de aligerar la plática argumentando que no sabía si el documental era a favor o en contra de dicha práctica y cambié de tema lo más rápido que pude. No obstante, para cuando terminamos de comer, mi amiga ya había pedido disculpas porque tenía un evento familiar que había olvidado y no podría acompañarme a la función. Era la segunda persona que se retractaba de mi invitación a ver este documental (ya antes un amigo había dicho que no en cuanto mencioné la palabra “aborto”).

El documental del que hablo es Después de Tiller (After Tiller, 2013). En él se retratan, como ya dije, las vidas de los únicos cuatro médicos que practican abortos en el tercer trimestre de embarazo después del asesinato del doctor George Tiller en 2009. La película se enfoca tanto en los casos particulares de las mujeres que buscan realizarse un aborto en la última etapa de la gestación del bebé como en el trabajo que los médicos realizan dentro y fuera de sus clínicas, los problemas que enfrentan con  grupos anti-abortistas, los conflictos personales que tienen al realizar esta actividad y cómo su profesión repercute en sus vidas y en la de sus familias.

Lo primero que el documental hace es dejar en claro las razones para que se practiquen estos abortos. Contrario a lo que se pensaría, y a la idea que tratan de promover los grupos anti-abortistas, casi todas estas mujeres (que, cabe mencionarse, van acompañadas de sus parejas) tienen que recurrir al aborto no porque no quieran a sus bebés, sino porque los quieren. En la mayoría de los casos que documenta la película, los bebés han sido diagnosticados con enfermedades que impedirán que tengan una buena calidad de vida (uno de los bebés nacerá sin la mitad del cerebro, otro tiene una malformación que provocará, en caso de que nazca vivo, que viva a lo mucho un par de años y con dolor físico extremo). Sólo se menciona un caso de violación y uno de una adolescente que se embaraza en su primer encuentro sexual. En ambas situaciones, se hace énfasis en el estado de negación y/o de shock que impidieron a estas mujeres tomar una decisión “a tiempo”. Así, al tratar a profundidad el dolor que estas mujeres sienten, sea cual sea la razón por la que se acercan a estos médicos, se humaniza a las pacientes y a quienes las atienden (pues ellos están concientes de ese dolor y tratan, en lo posible, de ayudarlas en su proceso de duelo).

El documental hace énfasis en cómo los médicos crean vínculos emocionales con sus pacientes y las consecuencias que eso tiene en ellos (una de las doctoras señala que le cuesta mucho trabajo realizar los abortos porque ve a los productos como bebés, no como fetos). También se muestran los elementos que los médicos toman en consideración para atender o no a una paciente, pues existe un filtro que tienen para realizar abortos sólo a casos extremos, y cómo justifican su práctica.

La constante lucha que viven estos médicos con los grupos anti-abortistas también es un tema al que se le da mucha importancia (no en vano el origen del documental es el asesinato del doctor Tiller a manos de un activista anti-aborto cuando estaba en misa un domingo en la mañana). Si bien es innegable que la película tiene una visión a favor de la labor de estos médicos, se le da tiempo a los grupos en contra para que expongan sus razones (aunque éstas sean desinformadas y basadas en dogmas religiosos). Se muestran las manifestaciones que diariamente hacen afuera de las clínicas y que consisten en oraciones y gritos sobre almas que arderán eternamente en el infierno, pero también las amenazas de muerte que doctores, sus parejas e hijos reciben por teléfono, y las estrategias políticas que utilizan para influir en el gobierno para prohibir el aborto en esta etapa por considerarlo asesinato.

El gran acierto del documental es la sensibilidad con que aborda un aspecto particularmente delicado en un tema muy controversial en sí mismo, pero sin dejar de ser claro y directo. El hecho de que se trate de mostrar el lado positivo de la labor que estos médicos realizan no lo vuelve monológico ni busca cambiar la opinión que cada persona tiene sobre ellos. Sólo busca dar voz a quienes son vistos por gran parte de la sociedad como seres que realizan actos reprobables y romper con los prejuicios que se tienen de ellos y de sus pacientes. Busca mostrar el lado humano de un acto difícil de racionalizar y mostrar por qué las mujeres deben tener derecho a decidir sobre su cuerpo sin temer los señalamientos del resto de la sociedad. Sin duda el tema asusta, como ocurrió con mis amigos, pero precisamente por eso Después de Tiller es importante; porque reaviva la discusión que se tiene sobre los derechos reproductivos de las mujeres sin perder de vista su lado humano y emocional.

Antonio Puente

Va 1 faltan 31

El 24 de abril de 2007 es una fecha histórica para México, pues se aprobó una reforma de ley nunca antes vista en nuestro país y considerada de las más liberales en Latinoamérica: la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación, en la Ciudad de México.

Sobra mencionar que la despenalización del aborto es un avance muy importante a nivel de salud pública y también a nivel cultural. Desde esa fecha las mujeres han podido tomar una decisión libre sobre su cuerpo y su embarazo y esto ha dado pie a variadas discusiones sobre la educación sexual, mortalidad materna y la salud sexual y reproductiva del pueblo mexicano; y de Latinoamérica. Al ser pionero en este tipo de leyes, México ha dado el primer paso para que países como Uruguay también incluyan la despenalización del aborto como parte de las reformas a sus leyes.

Sin embargo, aunque esta reforma histórica es muy celebrable, es tan solo un pequeño paso pues la realidad es que apenas el 7.87% (porcentaje aproximado) de la población habita en el Distrito Federal, mientras que el resto continúa en estados donde su decisión es vista como un crimen penado con prisión.

Es verdad que todos los códigos penales estatales consideran el aborto como una acción legal en casos de violación, la mayoría lo permiten cuando la vida de la mujer está en riesgo y Yucatán incluye factores económicos cuando la mujer tiene ya tres o más hijos desde 1992. También es verdad que aunque el aborto esté dentro del margen de la ley, en la práctica son pocos los estados que facilitan la Interrupción Legal del Embarazo. El tabú y los prejuicios continúan.

Este 24 de abril celebremos que cada vez más las mujeres son capaces de tomar decisiones sin ser castigadas, pero tengamos en cuenta de que aún nos falta. ¡Va un Estado de la República, nos faltan 31! Y eso es solo en México.

Despenalizacion-01-01

Texto e imagen: Marie Stopes México


Marie Stopes es una organización para la planificación familiar fundada en 1921 por la doctora Marie Stopes en Inglaterra. En 1972 se internacionalizó y actualmente trabaja en 42 países. En 1991 llegó a México y fundó clínicas de salud sexual y reproductiva en Chiapas. Hoy en día existen seis centros y clínicas de atención especializada médica y psicológica para la planificación familiar, anticoncepción, salud sexual y reproductiva y la interrupción legal del embarazo en la Ciudad de México. También cuenta con clínicas en Chiapas y en Oaxaca.

Para más información visita su página:

 http://www.mariestopes.mx/index

Cifras y realidades del aborto inseguro

La Organización Mundial de la Salud estima que 47,000 mujeres mueren cada año a causa de un abortos mal practicados en todo el mundo. Estos números deberían ser suficiente para sacudir a cualquiera, pero las muertes por abortos mal practicados no pueden reducirse a una estadística.

“En los casos en que la tecnología médica está disponible y la interrupción del embarazo puede llevarse a cabo de manera segura, resulta terriblemente injusto que las creencias religiosas y las leyes restrictivas obliguen a las mujeres a arriesgar su vida y sacrificar su futuro por un aborto realizado en malas condiciones. Ante todo, se trata de un asunto de derechos humanos, uno que debe ser atendido de inmediato, particularmente en vista de que en muchos lugares del mundo las leyes liberales establecidas con anterioridad están siendo reevaluadas y reemplazadas por nuevos obstáculos”

– Shweta Krishnan
“Unsafe abortion: Not just a number”

Las cifras sobre el aborto inseguro de la Organización Mundial de la Salud incluyen los siguientes hechos clave:

  • Cada año se practican cerca de 22 millones de abortos inseguros en el mundo, la mayoría en países en desarrollo.
  • Las muertes causadas por el aborto inseguro suman 13% del total de mortalidad materna. El continente africano se ha visto afectado desproporcionadamente, con casi dos tercios del total de muertes relacionadas al aborto.
  • Cada año cerca de 5 millones de mujeres son internadas en el hospital como resultado de un aborto mal practicado.
  • Más de tres millones de mujeres que sufren complicaciones como consecuencia de un aborto inseguro no reciben atención médica.
  • El costo anual de tratar complicaciones graves a consecuencia de un aborto inseguro se estima en 680 millones de dólares.
  • Casi todas las muertes y discapacidades causadas por aborto pueden prevenirse a través de educación sexual, uso correcto de anticonceptivos, acceso a la interrupción legal del embarazo practicada según estándares de seguridad y tratamiento oportuno ante complicaciones.

La interrupción legal del embarazo no es una cuestión ideológica o de creencias, es un asunto de vida y derechos humanos. Conocemos los números y las estadísticas, sabemos que esto sucede en todo el mundo. No se trata de estar de acuerdo o no, sino de crear consciencia sobre una realidad que ningún juicio personal puede alterar. Millones de mujeres mueren por no tener acceso a servicios de salud, por las legislaciones que les prohiben decidir pero no actuar.

En abril de 2014 se cumplen 7 años de que la Interrupción Legal del Embarazo fuera aprobada en el Distrito Federal. Definitivamente es un paso adelante, sobre todo considerando que todo el esfuerzo previo ha prevalecido casi una década. Sin embargo, no es posible vivir en un mundo de derechos centralizados, en el que el acceso a servicios básicos de salud sólo están disponibles en la capital de un país tan grande y diverso como México.

El 7º Aniversario de la ILE en el D.F. es motivo de reflexión y concienciación.  Hagamos que los derechos universales sean en verdad universales y dejemos de reducir el debate a lo que ocurre entre nuestras orejas. Hay mucho por delante. Abramos los ojos.


Fuentes:

Women’s Global Network for Reproductive Rights
http://www.wgnrr.org/blog/11/unsafe-abortion-not-just-number

Organización Mundial de la Salud
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs388/en/

Derechos Sexuales y Reproductivos: Avances y retrocesos violentos contra las mujeres mexicanas

En materia de derechos reproductivos, nuestro país cuenta con un largo historial de avances y retrocesos, son estos últimos, por su irracionalidad jurídica, los que han llevado a criminalizar a las mujeres al grado de perseguirlas, denunciarlas y procesarlas, no sólo por el delito de aborto, sino bajo acusaciones de homicidio agravado en razón de parentesco, infanticidio, o fabricando delitos aberrantes como el de homicidio en agravio de un producto en gestación, todos con condenas que promedian los treinta años de prisión.

Con un gobierno local de izquierda y con los cálculos políticos de abordar un tema polémico bien aquilatados, en el mes de abril del año 2007, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal votó por la despenalización del aborto voluntario hasta la doceava semana de gestación, aprobando reformas tanto al código penal de la ciudad de México, como a su correspondiente ley de salud. La estrategia legislativa consistió en reformular la definición jurídica del delito de aborto, quedando la siguiente redacción “aborto es la interrupción del embarazo después de la décimo segunda semana de gestación”. Por lo tanto, la interrupción de un embarazo únicamente puede penalizarse a partir de la semana 13 de gestación, siendo lícitos los abortos consentidos o procurados dentro de las primeras 12 semanas de embarazo (Artículo 144 CPDF).

Pasado un mes de que el gobierno de la ciudad inició el servicio de la
interrupción legal del embarazo (ILE), las reacciones del clero político y de los grupos conservadores, que proponemos llamar grupos anti-derechos, comenzaron a organizarse con recursos y actuar de una forma en extremo violenta. El gobierno federal integrado por algunos grupos de extrema derecha, por conducto del titular de la procuración de justicia, y con la complicidad vergonzosa del entonces titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), intentaron echar abajo los avances legislativos logrados en la ciudad de México, interponiendo como estrategia de litigio, acciones de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la
Nación. La argumentación central del citado recurso legal, era más ideológica que jurídica y reflejaba un total desconocimiento de los compromisos adquiridos por México a nivel internacional con la firma de los tratados de derechos humanos que protegen a las mujeres, con los objetivos del milenio para disminuir la muerte materna y con el cumplimiento a las recomendaciones que varios organismos internacionales habían hecho en reiteradas ocasiones al Estado mexicano en el sentido de eliminar los marcos restrictivos a los derechos reproductivos.

El histórico día 28 de Agosto del 2008, ocho ministros y ministras de un total de once que forman parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolvieron que las reformas en materia penal y de salud hechas por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, eran constitucionales. Esta resolución representó un parte-aguas político y jurídico para todo el país, pues el concreto derecho a decidir de las mujeres quedó priorizado sobre un abstracto derecho a la vida.

La despenalización del aborto voluntario hasta la doceava semana de
gestación y los servicios de salud reproductiva gratuitos, colocaron a la ciudad de México a la vanguardia en América Latina. El desarrollo
argumentativo que tuvo lugar en lo social y en lo jurídico, será un importante referente para los procesos futuros de la región latinoamericana, por lo que las organizaciones civiles y la academia han cuidado su adecuada documentación.

Unas semanas antes de que finalizara el año 2008, la Suprema Corte de Justicia de la Nación publicó la sentencia que validaba la constitucionalidad de las reformas legislativas en el Distrito Federal. Es importante notar que a diferencia de la riqueza argumentativa del debate en el Pleno, para el engrose de la sentencia, se optó por una enunciación jurídica formalista y excesivamente literal que dejó flancos débiles, de manera intencional, por los que se coló una estrategia perversa de corte conservador con notorios tintes fundamentalistas, planeada desde las cúpulas del poder en contubernio con el clero político y que ha causado graves daños a la vida y a la salud de muchas mujeres mexicanas, que en su mayoría viven pobreza.

La estrategia perversa de corte conservador tenía la clara intención de blindar a las entidades federativas para impedir que se legisle en favor de la despenalización del delito de aborto y vulnerando flagrantemente la laicidad del Estado, en un lapso de dieciocho meses contados a partir de la resolución judicial citada, los congresos locales de 16 Estados de la República Mexicana votaron de una forma irregular y contraria a los principios de la democracia, modificaciones a sus constituciones políticas locales, en el sentido de “proteger la vida desde el momento de la concepción/fecundación hasta la muerte natural”.

Lourdes Enríquez Rosas


Lourdes Enríquez Rosas es profesora, investigadora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, especialista en estética y filosofía
política, y coordinadora del Seminario de Investigación permanente “Alteridad y Exclusiones: Vocabulario para el debate social y político”

Texto del Programa Universitario de Estudios de Género

Sigue este link para leer el texto completo:

Haz clic para acceder a derechos_sexuales_y_reproductivos_avances_y_retrocesos_violentos_contra_las_mujeres_mexicanas.pdf